Los milagros existen…

Una vez más hubo que andar al loro con todo el papeleo porque casi nos la vuelven a liar. Os pongo en antecedentes…

En el anterior Post os conté que el día 26 llamamos a IVI para comunicar que un día antes me había bajado la regla. Y como me dijeron que la autorización seguía sin estar opté por llamar al Servicio Cántabro de Salud donde una mujer muy amablemente me desveló que llevaban tiempo esperando un informe de la Unidad de Reproducción Asistida de valdecilla.

Me quedé impactada, ¿cómo podía ser? Después del aborto bioquímico había hablado con ellos para comentárselo y me dijeron que no dependía de ellos para nada que era todo cosa del SCS.

Les llamé por teléfono… La desagradable que tienen en la puerta me dijo que ellos no tenían que mandar nada y que yo no podía haber hablado con nadie… ¿Perdona? Me habían leído mis datos en un papel, ¡mis datos! Mi nombre, mis apellidos, mi DNI… La tía cabezona con que no podía ser…

Desesperada, mandé un e-mail explicando todo al correo que tengo de la URA, a ese donde mando los papeles para pedir la medicación.

Al día siguiente, JM volvió a hacer un intento en vano de hacer entender a la tía esa lo que estaba pasando… Era como hablar con una pared de hormigón armado. Entonces lo intentó con el teléfono que tenemos de la extensión de la enfermera que nos ha llevado en el hospital. ¿Hola? Vamos no me jodas, jajaja, que como no pueden coger en ese momento vuelve la llamada a la lista de la administrativa.

Va y le dice, por triscas está claro, que no nos preocupemos que se va a encargar de saber qué pasa exactamente, que lo más seguro es que quien lo lleva esté de vacaciones. Que la próxima semana (por esta) nos dice algo.

Pues eso… Así ha acabado nuestro año, entre incógnitas de no saber muy bien qué pasaba con nuestra autorización.

Total, que el día dos por la mañana estuve entretenida de médicos con mi padre y no llamé a ningún sitio. Pero esa tarde estoy mirando el teléfono y veo que tengo un correo electrónico contestándome al que mandé una semana antes, era de las 13:34h.

En él, me ponía lo mismo que me había dicho por teléfono. Que no, que ellos no tenían nada que ver, que no tenían que mandar ningún informe, que era cosa del SCS. Yo no estaba en casa porque andaba de compritas así que llamo a JM y le digo que revise el mail y que me llame.

Me llama y me dice “¡qué fuerte lo del día 14!“ Y yo no sabía de qué me estaba hablando… Me pregunta si no he leído el correo y le digo que sí, que pone lo mismo que me había dicho por teléfono y me dice que de qué hablo, que pone otra cosa, que lo mire bien.

Vuelvo a entrar y veo que hay otro de las 13:45h donde me admite que ha sido un error suyo, que tenía un correo del Servicio Cántabro de Salud del 14 de diciembre pidiéndoles un informe…

¡Notaba como mis glóbulos rojos burbujeaban en mis venas! ¿Qué me estás contando?

Llegué a casa y la mandé una respuesta entre sarcástica y enfadada en la que la venía a decir que ya podía subsanar lo que había hecho después de haberme tomado por tonta cuando la dije que había hablado con ellos por teléfono.

Nos plantamos en el jueves por la mañana… Paso de hablar con la URA, llamo directamente al SCS y me confirman que la autorización ha sido enviada.

Así que hoy por la mañana, después de retrasar la cita de las 09:15 a las 13:00h porque me he despertado con gastroenteritis, me han hecho la eco de control. ¡¡¡Mañana pinchamos el Ovitrelle y el próximo sábado 12 tenemos nuestra segunda transferencia!!!

Sí sí, como leéis, todavía no nos lo creemos… ¡Hemos podido salvar el ciclo!

Y pese a estar moribunda entro a contarlo por algo muy importante: jamás dejéis a la intencionalidad de la gente algo tan serio como esto. Si tenéis la mínima duda de si se está haciendo bien un trámite o no, aseguraros, porque no todo el mundo es igual de profesional.

Voy a seguir metidita en la cama para pasar el virus lo antes posible y estar como una rosa para recibir a mi pequeño diamantito.

Seguiremos informando…

fdo: Z.

Advertisements